El colectivo Equidad y Diversidad (E&D), conformado desde el 2018, nace con el objetivo de hacer vigilancia y aportes a la implementación de la Educación Intercultural Bilingüe y Educación Rural. En esta serie de 7 publicaciones, encontrarán aportes a la implementación de la Política Nacional de Educación Intercultural Bilingüe. También pueden leer la primera y la segunda entrega.

Reconociendo los esfuerzos del Ministerio de Educación y, particularmente, de DIGEIBIRA para garantizar la provisión y el funcionamiento de los servicios educativos, el colectivo E&D comparte este documento que es el resultado de la discusión en torno a la propuesta pedagógica compartida por DIGEIBIRA.

A continuación, se presentan algunas consideraciones en torno a la propuesta pedagógica planteada por la DIGEIBIRA.

Consideraciones sobre la propuesta pedagógica

La propuesta pedagógica planteada por la DIGEIBIRA en el escenario actual de emergencia sanitaria debiera:

  • Valorar que lo que está en juego en el modelo educativo son culturas educativas en interacción, y que se precisa el diálogo de saberes como un encuentro de cosmovisiones entre lo que está dándose en la comunidad y lo que propondrá las tablets y la educación remota. De dicho diálogo y reconocimiento, tendrían que definirse las situaciones significativas, secuencias didácticas, y las y los actores educativos.
  • En la medida que la escuela ha generado una visión y expectativa de vida fuera de la comunidad, es necesario trabajar con niños, niñas y jóvenes en las potencialidades de sus propios territorios y comunidades, como espacios de aprendizaje y regeneración de conocimientos en donde los saberes propios puestos en dialogo pueden transitar de manera fluida entre lo local y lo global. En ese sentido, las situaciones significativas deben partir del interés, necesidades y expectativas de las y los estudiantes y su contexto.
  • Aprovechar la oportunidad de que las familias tienen más espacios de estar con sus hijos e hijas, y no pretender encajar a la familia en lo que la escuela quiere. Los tiempos de la educación hay que pensarlos en dos espacios: aquellos que se dan fuera de la escuela y otros en el tiempo de interacción con las tablets y los libros con la ayuda de las y los docentes, desarrollando los aprendizajes escolares con base en las vivencias comunitarias. La mejor forma de lograrlo es a través de proyectos educativos. Las situaciones significativas deben definirse sobre la base de los intereses de las y los participantes, por tanto, aquí juega un rol el/la docente y otras actoras y actores educativos, como sabias y sabios, educadoras/es comunitarios, así como los propios niños, niñas y adolescentes protagonistas desde una metodología de educación entre pares.
  • Hay que revalorar el rol de la gestora y del gestor comunitario intercultural y entre ellos, las y los jóvenes alfabetizados con una certificación en los espacios locales. La idea fundamental a la base no es “escolarizar el hogar, sino desescolarizar la educación y constituirla en un bien comunitario”. Esto lleva a reposicionar a la educación comunitaria y a la educación a distancia, que no solo cobran relevancia durante la pandemia y el aislamiento social, sino que se potencia su valor como parte de las alternativas educativas presentes y en desarrollo.
Esta imagen tiene el atributo alt vacío; su nombre de archivo es Colectivo-Equidad-y-Diversidad.png

Nota: Esto es un extracto de un artículo del Colectivo de Equidad y Diversidad que iremos publicando parcialmente durante nuestra primera semana. Para acceder al artículo completo, puedes descargarlo aquí. Para leer la parte anterior lo puedes hacer aquí, y la parte siguiente aquí.


0 Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *