En el 2021, desde el Ministerio de Educación (MINEDU) se publicaron 17 decretos supremos. Los últimos cuatro pertenecientes al reciente gobierno. Como señalamos en el artículo del OBEPE, Últimos Decretos Supremos Minedu 2021: Contenido y Relevancia (Calmet, 2021), los decretos supremos son normas de carácter general que establecen disposiciones, modifican artículos, aprueban o cambian reglamentos. Este contenido permite comprender el paso a paso de los planes y acciones del MINEDU con respecto al sector educación.  En ese mismo artículo, resaltamos cuatro decretos para seguir con detenimiento por su trascendencia para el desarrollo de ese sector. Enfocándonos en el retorno a clases, dos de estos decretos supremos suponen adecuados espacios para el regreso a las clases presenciales.

En el Decreto Supremo N° 008-2021 (MINEDU, 2021b) del 19 de mayo, se decretó ampliar el plazo de vigencia del PRONIED (Programa Nacional de Infraestructura Educativa) hasta el 31 de mayo del 2023. El plan fue creado, en el 2014, para mejorar, rehabilitar, construir, mantener y/o equipar a las instituciones educativas públicas tanto de Educación Básica como Educación Superior Pedagógica, Tecnológica y Técnico- Productiva. Esto debía tener una vigencia de 07 años según el artículo 1 del Decreto Supremo N° 004-2014-MINEDU (MINEDU, 2014), pero se amplió tomando en cuenta el Plan Nacional de Infraestructura Educativa al 2025 – PNIE del Ministerio de Educación (Resolución Ministerial N° 153-2017-MINEDU, (MINEDU, 2017)) y tener en mira otros proyectos.

En las últimas noticias, el PRONIED está a cargo de transferir los recursos necesarios a los responsables de las instituciones educativas beneficiadas mediante la  R. M. N.º 016-2022-MINEDU (MINEDU, 2022c). Por esta resolución ministerial, se aprobó la Norma Técnica: Disposiciones específicas para la ejecución del Programa de Mantenimiento para el año 2022. Con una inversión de S/ 420’149,978, colegios de todo el país podrán realizar acciones para su mantenimiento así como para la adquisición de kits de higiene.

Si los locales educativos acceden a la asignación de Rutas Solidarias, también se les asignará un monto para el mantenimiento de las bicicletas.

Los criterios que intervienen son el tamaño de la institución educativa, el número de estudiantes o la zona geográfica donde se encuentren. Estos serán tomados en cuenta para la asignación de los montos. Los responsables de cada institución educativa serán registrados en el sistema Mi Mantenimiento.

Otro decreto supremo relacionado a la infraestructura de las instituciones educativas fue el Decreto Supremo N° 011-2021 (MINEDU, 2021c) con fecha 18 de junio. En este DS, se autorizó la contratación de Estado a Estado para la ejecución de 75 proyectos de inversión para mejorar la infraestructura de instituciones educativas en todo el país. Como parte de la cartera de inversiones del Proyecto Especial de Inversión Pública Escuelas Bicentenario creado en el 2020 (Decreto Supremo N° 011-2020-MINEDU (MINEDU, 2020a)).

Ilustración 9. Decretos supremos MINEDU 2021. Fuente: MINEDU (2021). Elaboración propia.

En este momento, el Proyecto Especial de Inversión Pública Escuelas Bicentenario (PEIP), cuenta con la asistencia técnica del Reino Unido y Finlandia. Una inversión que supera los 2,800 millones de soles y podrá beneficiar a 104 mil estudiantes de regiones como Cajamarca, Cusco, La Libertad, Lambayeque, Puno y Lima Región, entre otras. Se ha ejecutado un roadshow virtual para promover la participación de proveedores de forma abierta y transparente. Esto no solo incluye la construcción de las escuelas, sino el plan para reubicar a estudiantes y toda la comunidad educativa mientras se realizan las obras.

El primer decreto supremo del MINEDU en el nuevo gobierno fue el Decreto Supremo N° 014-2021 (MINEDU, 2021d) publicado el 20 de agosto. Mediante este se aprobó un Plan Nacional de Emergencia del Sistema Educativo Peruano (Consejo Nacional de Educación, 2021), cuyo objetivo es consolidar los aprendizajes en la Educación Básica Superior y Técnico – Productiva bajo el contexto de la crisis educativa. Para lograr esto, se presentaron seis ejes, los cuales abordan medidas, indicadores y metas específicas.

  • Eje 1: Recuperar y consolidar los aprendizajes con el retorno gradual a la presencialidad.
  • Eje 2: Mejorar las condiciones laborales de los y las docentes, así como la carrera Pública Magisterial.
  • Eje 3: Búsqueda de la innovación educativa.
  • Eje 4: Fortalecimiento de la Educación Superior y Técnico – Productiva a través de las modalidades semipresencial y a distancia.
  • Eje 5: Mejorar las condiciones en las instituciones educativas y la atención integral con el apoyo de las comunidades y familias.
  • Eje 6: Buscar la descentralización fortaleciendo la gestión educativa territorial.

Desde el 20 de agosto hasta fines de diciembre del 2021 el MINEDU publicó tres decretos supremos más. En primer lugar, el Decreto Supremo N° 015-2021 (MINEDU, 2021e) con fecha 29 de octubre modifica el Anexo A: Subvenciones para Personas Jurídicas de la Ley N° 31084. Ley de Presupuesto del Sector Público para el Año Fiscal 2021. A través de este DS, se prioriza y redistribuye el total asignado al Instituto Peruano del Deporte para financiar a personas jurídicas siendo estas la Asociación Nacional Paralímpica del Perú, la FDN de atletismo, la FDN de Bádminton, entre otras Federaciones Deportivas Nacionales. Esto sin afectar el techo presupuestal ni demandar recursos adicionales. Esta subvención económica tiene como fin financiar los gastos de atletas peruanos durante su preparación y participación en eventos deportivos en el Calendario Federativo Internacional y Nacional. Esto incluye el proceso de clasificación de las delegaciones deportivas nacionales para los Juegos Olímpicos del 2024 en Francia.

El 31 de octubre se publicó el  Decreto Supremo N° 016-2021 (MINEDU, 2021f) que modifica el Reglamento de la Ley N.º 30512. Ley de Institutos y Escuelas de Educación Superior y de la Carrera Pública de sus Docentes y lo adecua a lo dispuesto en el Decreto de Urgencia N° 017-2020. Establece medidas para el fortalecimiento del Licenciamiento de Institutos y Escuelas de Educación Superior en el marco de la Ley N° 30512 y en el Decreto Legislativo N° 1495. Este establece disposiciones para garantizar la continuidad y calidad de la prestación del servicio educativo en los Institutos y Escuelas de Educación Superior, en el marco de la Emergencia Sanitaria causada por el COVID-19. Esto a través de la modificación de 86 artículos así como 15 Disposiciones Complementarias y de la denominación del Título IX del Reglamento de la Ley N.º 30512, Ley de Institutos y Escuelas de Educación. Estas modificaciones se centran en aspectos necesarios para el debido desarrollo de los servicios educativos en Institutos de Educación Superior (IES) y Escuelas de Educación Superior Pedagógica (EEST) como el licenciamiento, renovación de licenciamiento y ampliación del servicio educativo de los institutos y escuelas de educación superior.

El último decreto publicado en el 2021 por el MINEDU fue el Decreto Supremo N° 195-2021-MINEDU (MINEDU, 2021g) con fecha 9 de diciembre. A través de este se autoriza una modificación presupuestaria en el nivel funcional programático en el presupuesto del MINEDU para el año 2021 hasta por S/. 6’941,500.00 (seis millones novecientos cuarenta y un mil quinientos y 00/100 soles). Este monto se detalla a través de habilitaciones y anulaciones presupuestarias entre unidades ejecutoras. Lo cual se señala en los anexos que conforman la resolución, por ejemplo la Transferencia para financiar el pago del incentivo por el ingreso de los profesores a la Carrera Pública Magisterial, correspondientes a los Concursos de Nombramiento 2018 y 2019.

Tomando en cuenta el próximo retorno a clases es importante mencionar algunas normativas relacionadas al regreso a la presencialidad. En primer lugar, destacamos la Resolución Viceministerial N° 211-2021-MINEDU (MINEDU, 2021k) del 6 de julio del 2021, que presenta el documento normativo “Lineamientos de Aprendo en Casa, Aprendo en Escuela y Aprendo en Comunidad”. Como indica la justificación para este documento normativo, es a raíz de la emergencia sanitaria por el COVID -19 que inicia la estrategia Aprendo en casa. Esta ha sido la estrategia principal del estado peruano para afrontar la crisis educativa y la imposibilidad de retornar a las aulas. A través de canales de comunicación como radio, televisión y web se han brindado segmentos educativos adecuando la currícula a una educación a distancia.

El mismo documento indica que los procesos de adecuar la enseñanza y el aprendizaje en la distancia ha sido un proceso que ha requerido del apoyo de las regiones, localidades y otros ámbitos comunitarios. Este esfuerzo intergubernamental e intersectorial ha adecuado la estrategia inicial de Aprendo en Casa hacía un regreso a la presencialidad. Esto ha dividido el servicio educativo en tres tipos: a distancia, semipresencial y presencial. Los cuales se desarrollan a través de las tres estrategias presentadas en el documento normativo: Aprendo en Casa, Aprendo en Escuela y Aprendo en Comunidad.

Estas estrategias enfatizan que la educación no solo depende del estado y el ámbito gubernamental. Como expresa también el Proyecto Educativo Nacional al 2036: El reto de la ciudadanía plena (PEN) tanto las comunidades, organizaciones sociales, sector privado y medios de comunicación tiene responsabilidad educativa y deben estar comprometidos con el desarrollo de la educación en el país.

El objetivo de generar lineamientos para estas estrategias es poder establecer enfoques, principios y consideraciones tanto pedagógicas como de gestión que apoyen el desarrollo de las estrategias. Siempre tomando en cuenta el desarrollo de competencias en los y las estudiantes. Sobre todo se enfatiza la participación de la sociedad civil para lograr el acceso y la continuidad del alumnado en la Educación Básica.

La estrategia Aprendo en Casa, como señala el documento, está diseñada para desarrollarse en casa, en un ambiente familiar con acceso a radio, televisión o web. De esta forma, los y las estudiantes pueden acceder a los recursos pedagógicos brindados por el MINEDU o las propias instituciones educativas.

Aprendo en escuela es una estrategia que se desarrolla en las instituciones educativas, ya sea de forma presencial o semipresencial. Los actores educativos pueden hacer uso de los mismos recursos brindados para la estrategia Aprendo en Cada. Aquí, es el docente quien planifica, adecua y diversifica el material de acuerdo con las necesidades de los y las estudiantes.

Mientras, la estrategia Aprendo en comunidad se enfoca en mantener la continuidad del servicio educativo en espacios donde el servicio brindado por los programas de Aprendo en casa o Aprendo en escuela son limitados o inaccesibles.  Como indica el nombre de la estrategia, la participación y el rol de la comunidad es un elemento clave. El documento indica que, gracias a la participación voluntaria y el aporte de las comunidades, se han fortalecido y enriquecido las competencias y capacidades de los estudiantes. A través de diversas prácticas comunitarias como las actividades técnico-productivas, la tradición oral y el uso de las lenguas maternas, se ha apoyado a los y las estudiantes. El aprendizaje comunitario es un elemento esencial en esta estrategia, la cual se da en distintos escenarios como son barrios, casas, locales comunales, bosques, montañas, chacras, entre otros.  

Los lineamientos detallan adecuaciones de la estrategia Aprendo en casa y como esta ha sido modificada y adecuada para poder apoyar a los y las estudiantes en su continuidad en el sistema educativo. Estas adecuaciones se dieron de forma natural, y enfatizar el apoyo de las comunidades como una estrategia es algo positivo aunque no indica los desafíos presentados por estos actores para lograr apoyar y fomentar el desarrollo de la educación ante la emergencia sanitaria.

El retorno a la presencialidad es, sin duda alguna, uno de los principales debates a nivel mundial. Si bien muchos países han regresado desde el año 2020, lo que ya hemos ido analizando en el OBEPE (Egúsquiza, 2021), Perú es uno de los pocos países que recién está regresando. El MINEDU lleva meses trabajando para garantizar el retorno, y para ello ha publicado, entre otras, la Resolución Ministerial N° 531-2021-MINEDU, «Disposiciones para el retorno a la presencialidad y/o semipresencialidad, así como para la prestación del servicio educativo para el año escolar 2022 en instituciones y programas educativos de la Educación Básica, ubicadas en los ámbitos urbano y rural, en el marco de la emergencia sanitaria por la COVID-19» (MINEDU, 2021j).

A través de dicha Resolución Ministerial, se delinean numerosas condiciones para un retorno que debe ser seguro, flexible y descentralizado. Dentro de estas condiciones, se encuentran las condiciones de bioseguridad, las cuales incluyen acondicionar los locales para una adecuada ventilación, un distanciamiento físico suficiente, y la organización de los espacios educativos. También se debe implementar una señalización suficiente, así como estaciones de lavado o desinfección de manos. Se indica que para aquellas instituciones educativas que no cuenten con abastecimiento de agua potable, el agua debe ser almacenada y tratada con lejía.

Otro de los grandes desafíos para la vuelta a clases, es la modalidad de retorno a las aulas. La RM-531-2021-MINEDU establece tres tipos de servicio educativo para el próximo año, presencial, semipresencial y a distancia. Además, los docentes deberán planificar experiencias de aprendizaje que favorezcan el aprendizaje híbrido, es decir, para tiempos y espacios tanto a distancia como presenciales. Esto se complementará con las modalidades semipresenciales y a distancia, las cuales deben tener en cuenta la conectividad de los y las estudiantes. El tema de la conectividad es otro de los grandes desafíos para el próximo año lectivo, especialmente en las áreas rurales.

Recientemente, el 19 de enero del 2020 se publicó el Decreto Supremo N° 002-2022-MINEDU (MINEDU, 2022a). El cual señala la creación de la Comisión Multisectorial para el retorno a clases 2022 y para el inicio de cada año escolar. Esta es una comisión permanente, presidida por el o la ministra de educación y conformada por las demás cabezas de los ministerios. Su propósito es que en conjunto los diversos sectores que la conforman realicen el seguimiento y evaluación de las condiciones necesarias para el retorno a clases en el 2022. Para ello, se espera que emitan informes técnicos que señalen las necesidades y las condiciones mínimas para el inicio de clases. Ante esto, cada sector debe presentar un plan con las acciones y estrategias conjuntas para lograr esas condiciones mínimas para el regreso a clases. Además, deben realizar un seguimiento de las acciones realizadas en el territorio que permitan el retorno a la semipresencialidad o presencialidad de las clases. Como indica el artículo cuatro del DS, los miembros de la comisión deben presentar un informe semestral que indique el cumplimiento de los puntos ya mencionados.

Como ya ha sido señalado, el desarrollo de la educación requiere del apoyo de los diversos sectores que conforman el engranaje gubernamental. Esto es lo que se desea propiciar a través de la comisión multisectorial. El regreso a la presencialidad ya está aquí, por lo que el tiempo apremia. Se espera que los diversos sectores puedan colaborar para que se puedan suplir las condiciones y necesidades mínimas que los y las estudiantes requieren para un retorno a las aulas de manera adecuada este 2022.

Conclusiones y recomendaciones de la sección

Es necesario ser conscientes y hacer un seguimiento de las decisiones, modificaciones a las normativas y proyectos ejecutados por el MINEDU. Las decisiones que se toman en torno al sector educación afectan el desarrollo de la educación en el Perú y las consecuencias repercutirán no solo en este año académico sino en los próximos por venir.

Ad-portas de un regreso masivo a la presencialidad debemos ser vigilantes ante las decisiones que tome el MINEDU para asegurar que el retorno a clases y el desarrollo de la educación beneficie a los y las estudiantes así como a todos los miembros de la comunidad educativa.

Se espera que la inversión en la infraestructura de las instituciones educativas y los enfoques para sobrellevar la crisis educativa de los últimos años permita vislumbrar avances en el sistema educativo en el 2022.


Descarga aquí la publicación completa del informe.

Web | + posts

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.