A raíz de la pandemia y la necesidad de la educación a distancia, se implementó una serie de recursos, plataformas y materiales con la finalidad de asegurar la continuidad de los aprendizajes en los y las estudiantes. En esta oferta, la Educación para el Trabajo (EPT) se integró a la estrategia “Aprendo en Casa” con la finalidad de responder a los objetivos educacionales del área. La EPT tiene como función favorecer el acceso de los y las estudiantes al mundo laboral por medio de una formación técnica y emprendedora, según propone el Currículo Nacional.

Según el Ministerio de Educación (2019), la EPT involucra el desarrollo de habilidades, conocimientos y actitudes que permiten a la/el estudiante proponer y llevar a la práctica alternativas de solución frente a necesidades y problemáticas económicas y sociales. Para ello, esta área toma como eje la competencia 27 ligada a la gestión de proyectos de emprendimiento que les permita a los y las estudiantes desarrollar competencias emprendedoras, técnicas y socioemocionales. La competencia 27 de “Gestiona Proyectos de Emprendimiento Económicos o sociales”, en efecto, está enfocada al desarrollo de la creatividad, al trabajo cooperativo y colaborativo, a resolver problemas y evaluar la implementación de las soluciones propuestas. En otras palabras, una EPT que incorpore dichos puntos y respete aspectos como el contexto, la comunidad y cosmovisión de los estudiantes, buscará que estos una vez egresados y egresadas sean agentes del cambio.

Frente a ello, la EPT debería articularse con la Educación Comunitaria que se caracteriza por ser participativa, heterogénea, significativa y multidisciplinaria, según precisa el Minedu. Bajo esta postura, se evidencia que tanto la EPT al igual que la educación comunitaria buscan contribuir al desarrollo de las comunidades y de las personas desde una perspectiva ética y de tejido social. En esa línea, la articulación de ambas generaría un despliegue de aprendizajes ligados a lo social, ambiental, laboral y personal que favorecerán al desarrollo humano y al ejercicio de la ciudanía.

Enfoques desde “Aprendo en Casa”

Desde la estrategia ‘‘Aprendo en Casa’’, se han venido realizando esfuerzos para trabajar el enfoque de competencias que propone el Currículo Nacional. Sin embargo, la estructura propia de las guías del área de EPT evidencia una priorización del enfoque de emprendimiento postergando el enfoque tecnológico y el desarrollo de competencias laborales. Ello se pudo evidenciar en las guías del 3er y 4to año del ciclo avanzado, donde los contenidos propuestos iban ligados específicamente al enfoque de emprendimiento económico, dejando de lado el enfoque social, y ciudadano. Estos dos enfoques son aspectos fundamentales en el proceso de formación de la persona y su comunidad. En ese sentido, las guías no deberían girar solo en función a aspectos del entorno económico como lo son la idea de negocio (sin una mirada social ni comunitaria), la búsqueda de oportunidades económicas, financiamiento, marketing, etc. Por lo que es importante darle un enfoque más humano y social apostando por la autonomía ciudadana para así contar con egresados y egresadas con compromiso social, críticos y éticos.

Brindar una EPT sin contemplar los 3 enfoques propuestos para en la formación de la/el estudiante es no dotarlo de las herramientas necesarias para hacer frente a la vida y el trabajo. Frente a ello, es clave educar a los y las estudiantes desde la propuesta curricular ofertada por la EBA desde el marco de la Ley General de Educación entendiendo el emprendimiento de una forma más amplia, humana y comunitaria. Puesto que el enfoque tecnológico coadyuva a que estos sean capaces de comprender el funcionamiento científico y técnico de los diferentes objetos desde un contexto real. Y, por otro lado, el enfoque de competencias laborales sienta las bases necesarias para que el/la estudiante sea capaz de transformar su realidad a través del desarrollo de las competencias específicas para la inserción laboral.

En ese sentido, la EBA desde el marco de la Ley General de Educación y CNEB tiene la responsabilidad de promover una educación para el trabajo con enfoque de emprendimiento, tecnológico y competencias laborales incorporando al proceso de aprendizaje la competencia 28 que está ligada al desenvolvimiento en entornos virtuales. Ante este nuevo panorama educativo, se requiere que las y los docentes y estudiantes sean capaces de comprender y manejar los entornos virtuales a fin de gestionar con eficiencia el proceso de enseñanza y aprendizaje respectivamente. En otras palabras, la deuda de Educación para el Trabajo con la EBA ¾y la educación peruana en general¾ está en contextualizar adecuadamente la competencia 27 articulada a la competencia 28 de ‘‘Se desenvuelve en entornos virtuales generados por las TIC’’ brindando a los docentes y estudiantes los recursos para asegurar una educación de calidad centrada en la persona y en favor de fortalecer las capacidades en la gestión de las TIC.

Jaime Benjumea (2006)1Benjumea, J. (2006). Educación en Tecnología: donde comienza el futuro. Caracas: Federación Internacional Fe y Alegría. afirma que el enfoque tecnológico va más allá de saber cómo funcionan las máquinas, herramientas u otros objetos. Desde su postura, dicho enfoque, articula el hacer con el pensar, lo que favorece el desarrollo de habilidades cognitivas en las y los estudiantes brindándoles los cimientos para la resolución de problemas. Por otro lado, el enfoque de competencias laborales prepara para responder ante las demandas del mundo del trabajo y desarrollo local, procurando un perfil de egreso que responda a las necesidades de la sociedad. Bajo estas premisas, estos 3 enfoques de la EPT no pueden pensarse ni ser vistos de forma aislada, ya que componen un proceso sistémico que busca un egresado o una egresada que esté en condiciones para hacer frente a la vida y el trabajo desde una perspectiva crítica, creativa y con compromiso social transformador.

Conclusiones

A modo de reflexión, es necesario que se implementen acciones para garantizar el acceso a la educación a distancia.  Frente a este punto, el Decreto Legislativo N.º 1465 norma que el Estado debe garantizar la continuidad del servicio educativo en todas las modalidades existentes. Así también, se requiere hacer una apuesta por una educación para el trabajo que logre transformar la vida de los y las estudiantes, de sus familias y su contexto.  

En otras palabras, sería oportuno que desde la estrategia ‘‘Aprendo en Casa’’ se tome en cuenta el desarrollo de capacidades en el manejo de nuevas tecnologías tanto en docentes como en estudiantes. Sin embargo, también es fundamental que ambos agentes puedan comprender la lógica y funcionamiento de las nuevas tecnologías para así hacer más efectivo el proceso de aprendizaje. Como explica Iriarte (2020)2Iriarte, R. (21 de octubre de 2020). De la crisis a la oportunidad: La educación y formación técnica y profesional (EFTP) en tiempo de la COVID-19. UNESCO. , es necesario sumar esfuerzos para producir recursos y materiales pertinentes para esta nueva modalidad pues este nuevo mundo exige que las TIC sean un medio para el fortalecimiento de la comunicación, información e investigación desde la escuela.

Lo expresado es una deuda del Estado con la educación pública. Esta requiere una respuesta necesaria y urgente para promover e invertir en una práctica educativa de calidad, innovadora que promueva desde las aulas la investigación, la búsqueda de soluciones creativas y responsables a los problemas detectados. Finalmente, también es necesario promover desde el área de Educación para el Trabajo (ETP) el desarrollo de capacidades de análisis, de evaluación, el desarrollo de los valores y actitudes de respeto al medio ambiente natural y social. Para así contribuir con la formación de egresadas y egresados competentes que se inserten en diferentes espacios laborales con el objetivo de contribuir al desarrollo de una sociedad peruana más libre, inclusiva y plena en el ejercicio de derechos.  


Avatar

Gloria Olaya

Gloria Olaya es estudiante del último año de Educación Inicial en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Está becada con la Beca Vocación Maestro y pertenece al quinto superior de la facultad de educación. Ha ejercido como practicante en el Saint George’s College y Fe y Alegría Nº 28. Su propósito es ser una maestra que promueva niñas y niños libres, autónomos, creativos y, sobre todo, felices.

1 Comentario

Avatar

Helia Lovera Montes · 30 Octubre, 2020 en 12:58 pm

Todo esta información , me parece excelente sin bien es cierto los maestros luchamos por una mejor educación para nuestros queridos estudiantes pero, muchas veces no encontramos respuestas por nuestras grandes autoridades. Y de la forma como venga la enseñanza en la educación pero recordemos que un maestro (a) lucha en las aulas por tener niños felices, porque cada niño y niña tiene una historia diferente y mucha veces triste. Pero aún así con Pandemia y todo saldremos adelante porque esta pandemia nos va permitir buscar alternativas y estrategias para mejorar Muchas gracias. Te felicito Blanquita.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *